Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /home/racingclubcastex/public_html/wp-content/plugins/elementor-pro/modules/dynamic-tags/tags/post-featured-image.php on line 39

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /home/racingclubcastex/public_html/wp-content/plugins/elementor-pro/modules/dynamic-tags/tags/post-featured-image.php on line 39

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /home/racingclubcastex/public_html/wp-content/plugins/elementor-pro/modules/dynamic-tags/tags/post-featured-image.php on line 39

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /home/racingclubcastex/public_html/wp-content/plugins/elementor-pro/modules/dynamic-tags/tags/post-featured-image.php on line 39
La historia del fútbol, el origen del Racing Club - RACING CLUB
Search

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /home/racingclubcastex/public_html/wp-content/plugins/elementor-pro/modules/dynamic-tags/tags/post-featured-image.php on line 39

La historia del fútbol, el origen del Racing Club

La institución nació un día como hoy. Surgió como Club de Fútbol; con el correr de los años también pasó a ser deportivo y social.

Lo dijo el Maestro Juan Humberto Morán: “Nos reunimos con el objetivo de crear una nueva institución para practicar fútbol en la provincia de La Pampa”. Y así fue, aunque después creció en todos los aspectos.

Hoy cumplimos 95 años, nueve décadas y media de vida donde muchos inscribieron su nombre en nuestra rica historia. No es poca cosa ser campeones del primer torneo que se disputó en el primer año de fundación, además de ser el primer campeón y bicampeón de Liga Pampeana.

Surgimos por el fútbol y te dejamos partes de la historia racinguista en el deporte madre del ‘albo’.

Racing Club ocupa un lugar importante en el fútbol pampeano. En 1922, año de su fundación, participó en un torneo oficial (todavía no estaba la Liga Pampeana) obteniendo el título de campeón zonal, dejando huellas para un provenir alentador.

Sus 95 años dedicados a este deporte le han aparejado esa interrumpida serie de satisfacciones que se logran a fuerza de entusiasmo cierto y valedero, logrando ocho títulos de Liga Pampeana y muchos torneos más, siendo Racing el primer campeón y bicampeón en la historia de la Liga.

1922: Debut triunfal

Se debutó con el hasta el momento virtual campeón de la zona norte del territorio, no porque existieran campeonatos organizados sino porque domingo a domingo conquistaba triunfos ponderables: “Blanco y Negro” de General Pico –hoy Pico FBC-. El resultado fue bueno, ya que se logró empatar sin tantos. El equipo formaba -tal como figura en el archivo de la entidad y en fotografías de la fecha- con C. Rinaudo; F. Curutchet y J. Zamarbide; J. Mondito, O. Lueyro y A. Inchaurraga; J.H. Morán, E. Alascia, M. Travella, J. Guzmán y R. Aquino. Este equipo, con algunas variantes, fue campeón zonal de 1922: no perdió ningún encuentro.

El fútbol arraigó, desde entonces, en forma definitiva. Ya había tenido sus prolegómenos más o menos serios tiempos atrás con la formación del “Castex Foot-ball Club”. Se hacía fútbol en todos los potreros disponibles.

1926: Fundación de la Liga y título

En cuanto a años de existencia, Racing fue armándose, afinando sus líneas, dándole cohesión a su conjunto. Su fama fue extendiéndose por toda La Pampa y en 1926, cuando se constituye la Asociación Pampeana de Fútbol (actual Liga Pampeana) el club ganó su primer certamen regional organizado por ella con el record de 30 victorias, 4 empates y una derrota. Los jugadores que integraron ese plantel fueron Carlos Rinaudo, Pedro Olagaray, Félix Curutchet, José Mondito, Octavio Lueyro, Raúl Serrachino, Humberto Morán, Héctor Nervi, Luis Gil, Rómulo Lorini, Emilio Bajo, Eloy Bajo, Carlos Arata, Enrique Mondito y Jorge Libois, figura de la época. En el choque decisivo Racing le ganó 2-1 a Santa Rosa en cancha de Independiente, definiendo el encuentro Rómulo Lorini marcando de penal.

Aquel título, primero de Liga Pampeana, lo ganó en la primera cancha ubicada en barrio sur.

1927: Nuevamente campeón

Un año después, el campeonato oficial se realizó en dos zonas. Los campeones jugaron entre sí y, en la final, Racing derrotó a Ferro Carril Oeste de Intendente Alvear por 3 a 2. Fue un encuentro inolvidable y disputado ante la mirada de casi todo el pueblo.

El equipo estuvo formado por Rinaudo; Olagaray y Curutchet; L. Libois, Lueyro y J. Libois; Morán, E. Bajo, Nervi, Olivero y R. Lorini. También actuaron los jugadores L. Gil y “Bulea” Fernández Cortiñas.

1929: Tres ligas ganadas sobre cuatro disputadas

La calidad del once racinguista siguió manifestándose en forma ostensible. En 1928 terminó entreverado entre los primeros tres. Y en el accidentado campeonato de 1929 –cuya final se jugó en 1931- resultó nuevamente campeón.

La finalísima se jugó con Independiente de General Pico en cancha neutral. Se eligió el terreno de juego de Argentino de Quemú Quemú, ganando el “Albo” por 3 a 1.

Por entonces, el equipo formaba con Rinaudo, Libois y Sáez; Lorenzo Rinaudo, E. Bajo y S. Riva; L. Libois, F. Bajo, Luis Rinaudo, J. Olivero y J. Libois. Más tarde, por deserción de “Torolo” Sáez, se constituye la zaga con Mario Olivero y Jorge Libois, una de las más eficaces con las que ha contado el club.

1935: Campeón de zona

En 1935 toca a Racing intervenir en un campeonato de zona en el que participaron clubes del noroeste pampeano tales como Victorica, Luan Toro, Conhello, Rucanelo, Caleufú, Trenes, entre otros. Racing se adjudica ampliamente el torneo. Nuevos valores integran por entonces el conjunto. Juan Rinaudo suple en la valla desde hace un par de años a su hermano Carlos. La zaga la forman Jorge Libois y Benedicto Schiavoni. En el medio jugaban Santiago Bregani, Héctor Luna y Angel Campasso. Su delantera estaba compuesta por Lorenzo Libois, Enrique Nervi, Novelito Lorini, Jorge Recalde y José Olivera.

Los años siguientes fueron sacando de las divisiones inferiores nuevos valores. Racing interviene en campeonatos de la Liga Pampeana, siendo siempre protagonista como en los primeros años.

A partir de 1940 se insinuaba la categoría recuperada del primer equipo con los nuevos valores del semillero y algunos que todavía estaban. Por entonces se derrotó al seleccionado pampeano con un categórico 5 a 0. Hubo en ese momento algunas figuras de Racing tales como Rodríguez, Ferreiro, el centrodelantero Enrique Nervi, entre otros.

En 1943, 1944 y 1945 se obtiene el segundo puesto, a un punto del campeón.

Dos sucesos marcaron una etapa en la historia de la entidad: Jorge Libois –tras 20 años consecutivos de fútbol en Racing- se retira de las canchas pampeanas. El homenaje de los simpatizantes fue cálido, ya que Libois fue la figura más representativa del fútbol pampeano en esos tiempos.

Ese año llegó al club otra gloria del fútbol pampeano, quizá la más trascendente de la historia: Pierino de Blasi. Bajo su signo, el equipo racinguista cambió su estilo de juego. Se realizaba un fútbol más depurado y se ganaba casi siempre. Un 5 a 1 sobre Independiente en su propia cancha –triunfo entre triunfos- dice a claras de lo beneficioso del advenimiento de Pierino al plantel. En su figura residió la fuerza, el atractivo y la calidad del Racing de la década del cuarenta.

Los jugadores que actuaron en ese tiempo fueron El “vasco” Otón Vesga (uno de los mejores arqueros de la historia blanca y negra), Arfuch, M. Campasso, Farías, Brignardello, Enrique Nervi, Ricardo Nervi, “Rulo” Martínez, Alascia, Novelito Lorini, Domínguez, Gallo, De Blassi, Clérice, Biassusi, “Cepillo” Rodríguez, Juan Ordóñez y varios más.

1946-1947: Otra vez bicampeones de la Liga Pampeana

Rubricando esos dos años de subcampeonatos, 1946 y 1947 ven a Racing otra vez campeón de la Liga Pampeana. Esos dos títulos fueron la síntesis de años de espera, de lucha, con la clásica “mala suerte” que nos llevó a conseguir tres subcampeonatos.

Los jugadores que formaron parte del equipo Bicampeón fueron: Oton Vesga, Armando Rossi, Mario Campasso, Jofer Arfuch, Vicente “Rulito” Martínez, Livio Biassusi, Giorgi, Julio”Chilo” Blanco, “Cepillo” Rodríguez, Rigoberto Domínguez, Luis Ordoñez, Pierino De Blasi, Guido Clárice, Héctor Gallo, López Ponce, Novelino Lorini, Antonio Allasia, entre otros. Como masajista y entrenador actuaban los señores Orfilio Sarmiento y Jorge Libois.

En 1948, tras ir superando durante casi todo el torneo a sus más calificados rivales y tras llegar en el primer puesto a las últimas fechas del certamen, el equipo de la “Estrella” quedó segundo, a un punto del primero. No obstante, la hinchada sana y sincera lo consagra campeón moral del torneo.

Ese campeonato del ‘48 se definió favorablemente para Ferro de Pico en el mismo cierre del año. Racing -ganador en los dos torneos anteriores- se mostró de entrada como un conjunto capaz y fue que muy pronto se adueño de la punta. El “Verdolaga” siempre estuvo prendido, a dos o tres puntos debajo de los castenses, y en la última fecha Racing cayó por 3 a 2 como visitante de Costa Brava, en un partido con incidentes.

Con el «albo» cumpliendo la totalidad de sus encuentros, Ferro se encontró 3 puntos abajo y con dos cotejos pendientes. Alvear no se presentó a jugar el postergado de la 19º jornada y tampoco lo hizo luego Sportivo Independiente, permitiendo de esa forma que el conjunto de barrio Talleres sumara las cuatro unidades necesarias para quedar en lo más alto de la tabla.

A los nombres citados del bicampeón 1946 y 1947, en este subcampeonato se le agregaron Dahir, Daguerre y Torres. Ese equipo fue la atracción de las canchas pampeanas por varias temporadas, pero no pudo conseguir más títulos ligueros siendo protagonistas en casi todos los torneos.

Encuentros de resonancia

A través de esos 28 años de vida, el “Albo” sostuvo encuentros de resonancia con rivales de otras provincias de Argentina. Perdió con la selección de Mendoza 2 a 1, venció 3-0 a Liniers de Buenos Aires, empató con Mechita de General Roca (Río Negro) y jugó cuatro partidos con equipos de América (Buenos Aires) y Huinca Renancó (Córdoba), ganando dos y empatando los restantes.

1970: Campeones invictos

Racing conquistó su séptima Liga Pampeana, consagrándose de manera invicta. La escuadra “Blanca y negra” conformó su equipo para volver a ser lo que era en otras décadas y valla si logró el objetivo, en un año que aún es recordado por los memoriosos seguidores del fútbol castense.

En la zona clasificatoria se enfrentó con Sportivo Independiente y Cultural Argentino de General Pico, Deportivo Argentino de Quemú Quemú y All Boys de Trenel. En semifinales superó a Sportivo Realicó y en la final a Ferro de Alvear. Jugó 16 partidos: 12 triunfos y 4 empates.

El partido final se jugó el 22 de noviembre en el Héctor Nervi, con el arbitraje de José Ortiz y una recaudación de 5.760 Pesos. Los “Albos” ganaron 2 a 1 con goles de Roberto Villa y Eduardo Guederiaga en el primer tiempo, mientras que para los “Verdes” descontó en el complemento José Carlini y el arquero Raúl Conci le contuvo un penal a Ricardo Urtiaga.

El equipo dirigido por Ricardo Lezcano alineó a Raul Conci; Antonio Lucero, José Rojas, Ángel Gutiérrez y Oscar Plaza; Carlos Riela, Oscar Torres, Pedro Politano y Eduardo Guederiaga; Roberto Villa y Juan Carlos Torres. Los suplentes fueron Gubert Molinari, Eduardo Fernández, Ricardo Kholer, Francisco Hernández, Julio Blanco, Julio Ranocchia y Juan Loreti.

Aquel equipo, conformado por Huvert Molinari, Raúl Conci, Juan Antonio Lucero, José Luis Rojas, Ángel Gutiérrez, Carlos Riela, Juan Miguel “Juancho” Loreti, Oscar Plaza, Pedro Politano, Eduardo “Vasco” Guerediaga, Roberto “Pancho” Villa, Oscar “Pichila” Torres, Juan Carlos “Peti” Torres, Julio Ranocchia, Julio Blanco, Omar Pacheco, Julio Ranocchia, Rubén Vaja, Carlos Maruelli, Francisco Hernández y Antonio Peirano, entre otros, no sólo desplegó en las canchas de la zona un juego efectivo sino también vistoso y en algunos momentos arrollador. Estos fueron los adjetivos que le permitieron a este equipo ocupar un lugar especial en la preferencia de la parcialidad que aún los recuerda y los llena de nostalgia.

Después de lograr ese campeonato (1970) hubo altibajos, pero nunca logró adaptar un equipo capaz de salir campeón tal vez por la falta de presupuesto o por distintas razones que hicieron que la institución no consiguiera logros durante más de una década.

1982: Racing-Tavella, un equipo totalmente ganador

Esas nostalgias que se vivieron 12 años atrás se repetirían con un equipo que antes de comenzar la LPF apuntaba a ser el campeón. Arribó a Eduardo Castex una empresa inmobiliaria, de nombre Tavella. Se conforma una excelente y exitosa sociedad que, bajo el nombre de Racing-Tavella, ganó el campeonato Apertura en una durísima final jugada en el estadio de la Avenida San Martín de General Pico, del club Sportivo Independiente, nada más y nada menos que ante el rival de todos los tiempos: Estudiantil.

El campeonato Clausura quedó en poder de Ferro Carril Oeste de General Pico. Así, Racing-Tavella debe enfrentarlo en tres oportunidades para coronarse campeón del año 1982 y, por ende, representar a la Liga Pampeana de Fútbol en el Torneo Regional (hoy Federal C).

El primer partido jugado en Castex, ante más de 2000 personas, finalizó 1 a 1 y la revancha en General Pico fue 0 a 0. En la finalísima, jugada en cancha neutral (en el estadio de Ferro de Intendente Alvear –ante miles de personas-), Racing ganó 3-1 en tiempo suplementario y obtuvo la séptima estrella para la institución.

Los once de la final fueron Candia, Chariff, E. Pérez, Cajal, Rigolino, Gamaleri, Telch, Nogueira (reemplazado por Grimoldi), Julio Pérez, Petrucci (luego Guardamagna) y Petrone. El Director Técnico fue Miguel Ángel Tojo. En tiempo suplementario, Racing se quedó con el título gracias a las conquistas de Quipildor (en contra) y Julio Pérez.

En ese equipo estuvieron Roberto Telch, José Luis Guardamagna, Oscar Nogueira, Enrique Herrera, Luis Cajal, Antonio Mansilla, Julio Pérez, Daniel Petrucci, Alejandro Chariff, Juan Ramírez, Estergidio Pérez, Jorge Grimoldi, Fernando Pereyra, Raúl Chade, Ricardo Rigolino, Oscar Candia, Oscar Suárez, Julio Barrera, Gustavo Petrone, Víctor Hipólito, Tomás Barufaldi, Luis Pecker y Casimiro Cabral, entre otros.

Luego de 1982 y por razones que no vale la pena recordar (accidente en el autódromo, prestado a Independiente para que organice una competencia y donde una mujer se lesionó) Racing estuvo a punto de la quiebra, entonces comenzó a jugar con futbolistas del medio, sin poder brillar ni pelear durante 13 años de incertidumbre y tristezas.

1995: El “Dream-team” que se quedó con las manos vacías

Cuando el “Albo” cumplió 73 años, el ingenio de sus dirigentes hizo que puedan contar con un equipo muy respetado por sus rivales de ocasión, debido al alto nivel futbolístico que presentaba y su definido estilo de juego.

En esta oportunidad, la conducción del primer equipo recayó en Enrique “Chango” Herrera. Este tucumano de origen pampeano por adopción, es un símbolo del fútbol “Albo” ya que estuvo en procesos exitosos y también en los peores momentos que ha atravesado el club. Siempre acompañó a directores técnicos que arribaron al club y es por eso que en ese año le confirmaron su mandato al frente del “Fútbol grande”. “No voy a desaprovechar esta oportunidad”, afirmó “Chango”.

Figuras como Gustavo García (atajó en Chacarita, Deportivo Armenio y Deportivo Laferrere), Juan José Rodríguez (jugó en Almirante Brown y Deportivo Merlo), Ariel Fassione (Almirante Brown) y Mauro Berón (Almirante Brown y Unión de Santa Fé) deleitaron durante meses a cientos de hinchas que llenaban la cancha para disfrutar del buen fútbol que hacía años el “Héctor Nervi” no mostraba. Material humano y futbolístico había, solamente faltó que se acoplen y funcionen en equipo. Porque Racing ganó casi todos los partidos de esa Liga y quedó eliminado en cancha de Estudiantil en cuartos de final, en una dramática definición por penales (después de haberlo vencido por 3 a 0), donde estaba todo el pueblo expectante de lo que pasara con este gran equipo, que se quedó con las manos vacías, para sorpresa de la multitud.

Los integrantes de ese equipo fueron: Gustavo “Negro-Chocolate” García y Oscar “Marchi” Marchisio (arqueros); Edgardo “Chueco” Lequio, Germán “Manchi” Libois, José María “Ojito” Sosa, Adrián “Carbonilla” Lezcano, Darío “Gol y gol” Godano y Marcelo Mensi (defensores); Sergio “Zorro” Marueli, Mauricio “Cabeza” Berón, Juan José “J.J” Rodríguez, Ariel “Tano” Fassione, Gastón Gino, Oscar “Mataco” Cahais, Gustavo “Enano” Bagatto y Omar “Nacho” Castillo (mediocampistas); Sergio “Pelado” Usandivares y Carlos “Tato” Ríos (delanteros).

Después de ese gran equipo, empezó el furor del Paddle y se realizaron obras. El club tenía deudas y encima se empezó a construir la actual cantina, razones por las cuales el equipo estuvo cinco años peleando los últimos lugares y jugando con chicos de las inferiores, por citar alguno, Enrique “Treke” Peirone, sin dudas el mejor delantero del semillero en la época.

2000: 18 años después

Marcelo “Marucha” Fernández presentó en 1999 un proyecto que fue aceptado por los dirigentes: hacerse cargo de todo el fútbol de Racing. Ese fue un año de transición, ya que los verdaderos resultados salieron a la luz en el año 2000.

Racing afrontó el torneo Clasificatorio para el Provincial 2001 con mayoría de jugadores propios, a los cuales se les sumó Néstor “Menduco” Pérez como uno de los referentes del plantel y figura de aquel logro, además del defensor “Quique” Álvarez y Andrés Suárez, entre otros.

En ese campeonato se goleó en casi todos los partidos y en la final el rival fue el Pico FBC del “Tuco” Leguizamón. En el encuentro de ida, Racing ganó con gol de Leonardo Elormendi, pero en la vuelta ganó el “Decano” y todo se definió en el alargue. Andrés Suárez, a los 14 del primer tiempo suplementario, venció la resistencia de Federico Archanco y convirtió el gol del campeonato, para delirio del estadio “Héctor Nervi” que vibró durante 120 minutos junto a 2000 personas.

El plantel estuvo compuesto por Adrián Becerril y Marcelo Bruno (arqueros); Darío Godano, “Quique” Álvarez, Germán Libois y Mario Marinangeli (defensores); Leonardo Elormendi, Walter Merino, Elvio Fioritto, René “Papel” Lezcano, Carlos Garnero, Hernán Baretta y Víctor Pereyra (mediocampistas); y los delanteros Néstor “Menduco” Pérez, Andrés Suárez y José Luis “Chelo” Alcalde. El DT fue Marcelo Fernández y el utilero Miguel Saoretti.

2000-2002: (Casi) Campeones…

Lograr el Clasificatorio sirvió de motivación para jugadores, dirigentes e hinchas, que estuvieron pendiente en el día a día esperando ir a ver a un Racing triunfador los domingos de Liga. En la segunda parte del 2000 se logró el subcampeonato liguero, tras ser derrotados por un Estudiantil que presentó un equipo de primer nivel.

Nadie sacará de su cabeza las grandes caravanas desde Quemú Quemú, Realicó y de los grandes momentos que brindó ese equipo plagado de jugadores locales.

En 2001 se llegó a semifinales en el Provincial. ¿Como olvidar aquella tarde en Realicó que nadie confiaba en Federico Schiavetta? Ese día el pibe la rompió, se atajó todo, pero el resultado fue 0 a 0 con Ferro.

Ese equipo se consagró, fueron verdaderos héroes. Fue un plantel que siguió dejando a Racing muy bien parado y entre los primeros lugares en 2002. En una tarde que el club se transformaba en campeón del Apertura apareció Fernando Liboa (que jugaba en Ferro de Pico) y marcó de cabeza, a los 42 del segundo tiempo, y fue victoria del “Verdolaga” sobre Pico FBC como visitante. Por ese tanto, se escapó otro campeonato. Pero ese plantel siguió insistiendo y quedó entre los cuatro mejores del torneo Provincial, quedando eliminado en Jacinto Araúz. ¿Se acuerdan del polémico megáfono? Ese día se jugó el partido de ida de la semifinal ante Independiente y fue empate en 1. En la vuelta, Racing cayó 1 a 0 y todo un proceso que había comenzado tres años antes se desmoronó por diferencias entre cuerpo técnico y dirigentes.

Nunca se olvidarán de “Bece”, Leo Elormendi, Andrés Suárez, Mario Marinangelli, “Chimango”, entre otros, jugadores que lucharon por conseguir una copa y que por muy poco no pudieron alcanzar.

2005: Ganador pero no campeón

En 2004, Racing jugó la promoción con All Boys de Trenel en nuestra cancha y perdió ese “único partido” con el equipo que venía de la B y dirigía José Aragones. Con dos tantos del atacante Carlos Alonso, el “Alboyense” ascendió y Racing quedó en la B.

Es por eso que un año después (2005) se remodeló el estadio y armó un equipo de primer nivel para volver a la A.

Racing perdió la final de la categoría con Independiente en la vecina localidad de Trenel, entonces tuvo que disputar la promoción con un equipo de primera (lugar que se ganó por haber llegado a la final). En el encuentro de ida, el “Albo” empató con Sportivo Realicó de visitante, pero en la vuelta, jugado en el “Nuevo Héctor Nervi”, el equipo de la “Estrella” goleó 5-1 a su rival y después de un año volvió a la primera división de la Liga Pampeana de Fútbol.

El plantel estuvo formado por Adrián Becerril y Sebastián Ré (arqueros); Víctor Filippa, Diego Pinto, Mario Marinangelli, Jorge Ruman (defensores); Fernando Rocha, Víctor Pereyra, Pablo Burgos, Diego Ponce de León, Pedro Eizaga, Mauricio González, Javier Núñez (mediocampistas); Juan Schinea, Néstor Nogueira, Omar Nogueira, Claudio Heim y Luis Illescas (delanteros). El Director Técnico fue Enrique “Chango” Herrera. El ayudante de campo era Miguel Díaz y el Preparador Físico Silvio Merino.

2008: Doblete racinguista

El 7 de septiembre de 2008 se logró un nuevo ascenso, pero esta vez ganando el torneo de Primera B organizado por la Liga Pampeana de Fútbol al derrotar a Deportivo Ranqueles 5-1 en el global. Se triunfó sobre el “Naranja” por 3-1 en el partido de ida y 2-0 en la revancha.

Los integrantes de aquel equipo fueron Sebastián Ré, Adrián Becerril, Rodrigo Holgado, Víctor Filippa, Nazareno Aimú, Mariano Ré, Nelson Mazzucchi, Jorge Ruman, Franco Díaz, Luciano Rodríguez, Hugo Aguilar, Daniel Vázquez, Marcos Alfonso, Diego Schab, Emanuel Fernández, Lucas Daratha, Sebastián Morone, Renzo Jugovich, Claudio Heim, Daniel Fernández, Luciano Bruno y Facundo Bravo.

El director técnico fue, una vez más, Marcelo “Marucha” Fernández.

Ese mismo 2008 se consiguió ganar el torneo Extra de la Liga Pampeana de Fútbol, conocido ahora como Copa Liga Pampeana. Con algunos nombres diferentes, el director técnico fue Adrián Becerril. El equipo venció en la final a Ferro Carril Oeste de Realicó. Los arqueros eran Gastón Gómez y Nicolás Alfonzo, pero había muchos castenses como Nelson Mazzucchi, Nazareno Aimú, Mariano Ré, Lucas Daratha, Renzo Jugovich, Diego Ponce de León, Marcos Alfonzo, Facundo Bravo, entre otros.

2011: Estrella provincial

Esta década está siendo muy positiva para el fútbol del club, ya que consiguió dos títulos y un subcampeonato en tres años.

Tras llegar a cuartos de final en el Provincial 2010, un año después y bajo la dirección técnica de Rubén Elías el “Albo” obtuvo su primer título de campeón Provincial. En 2011 se formó un equipo con un solo objetivo: ser campeón.

El logro se consiguió tras ganar 3-0 la segunda final en el “Héctor Nervi” (ida: 1-1) ante All Boys de Santa Rosa, el domingo 11 de diciembre. El goleador del campeón invicto fue Fernando Muñoz, que anotó ocho goles.

Los futbolistas que consiguieron dicho logro fueron Matías Boto, José Uriguen (arqueros); Heber Pedernera, Bruno Schaab, Maximiliano Ojuéz, Nazareno Aimú, Juan Hierro, Denis Gridín, Jorge Ruman (defensores); Diego Ponce de León, Roberto Cobos, Sebastián Genaro, Víctor Pereyra, Maximiliano Palacios, Luciano Bruno (mediocampistas); Fernando Muñoz, Julio César Gómez, Sebastián Morone (delanteros), entre otros.

El entrenador fue Rubén Elías y estuvieron Renzo Jugovich (Preparador Físico), Sebastián Sánchez (Masajista), Ángel Díaz (Utilero) y José Bargas (Delegado).

Un año después (2012), con Marcelo Fernández como director técnico, el primer equipo se consagró subcampeón Provincial al caer en la final (3-0 en Castex) ante All Boys de la capital pampeana. Y en 2013, de la mano de Domingo Greco, el club fue semifinalista del Torneo del Interior -quinta categoría a nivel país- quedando a un paso del ascenso directo al torneo Argentino B al caer ante Jorge Newbery de Villa Mercedes (San Luis).

2014: Octava Liga, 32 años después

A pesar que las miradas estaban puestas en otros equipos para ganar el campeonato, a base de trabajo los racinguistas no dieron lugar a dudas y se transformaron en campeones de la Liga Pampeana de Fútbol tras aquel logro conseguido en 1982.

Racing no solo ganó el torneo Apertura sumando 24 puntos, sino también que obtuvo el Clausura consiguiendo 26. Por este motivo, no hubo finalísima ya que los dos títulos del año quedaron en manos del club.

El equipo dirigido por Edgardo “Tuco” Leguizamón, además de sumar 50 puntos sobre 66 posibles, anotó 50 goles y recibió 26.

Con varios adolescentes del club y refuerzos que tuvieron una destacada tarea, se consiguió ganar una Liga Pampeana más al vencer en la última fecha (24 de agosto) por 4-1 a Ferro Carril Oeste en “El Coloso” de General Pico.

Los integrantes del campeón fueron Lucas Morán, Bruno Torres, Gaspar Macagno (arqueros); Denis Gridín, Sebastián Cavallera, Maximiliano Morales Páez, Renzo Frank, Laureano Erro, Jorge Ruman, Nazareno Aimú, Maximiliano Pascual, Facundo Paesani, Franco Pérez (defensores); Víctor Pereyra, Roberto Cobos, Ángel Arco, Emilio Sartori, Emmanuel Viceconte, Germán Díaz, Ricardo Pérez, Matías Bruno, Jonathan Cabrera (mediocampistas); Alan Caser Chaves, Fernando Muñoz, Emiliano Bruno, Gabriel Chacón, Daniel Fernández (delanteros).

El DT fue Edgardo Leguizamón, como asistente y entrenador de arqueros trabajó Ariel Rojas, el Preparador Físico fue Renzo Jugovich y como asistente estuvo Jorge Medina. El Delegado fue Claudio Dall’asta.

Campeon 2014

WhatsApp
Facebook
X